jueves, 2 de octubre de 2014

Cuando tu tiempo pertenece a la empresa

La imagen de la jornada

Fuente: RT
Las lovemarks pierden su glamour desde el momento en que nos enteramos de las condiciones a las que someten a sus empleados. Incluso aquellos que miran hacia otro lado cuando se denuncian los abusos en las fábricas del sudeste asiático deberían entender que la necesidad de explotación del capital afecta a todos, aunque con distintos matices. Dos ex-ejecutivos de Apple denuncian las condiciones a las que eran sometidos todos los trabajadores de la empresa, independientemente del cargo. La obligación de responder a emails a horas intempestivas, la presión continua de una enfermiza adicción al trabajo por parte de los superiores indican un ambiente de trabajo en absoluto cómodo ni sano. Es la filosofía imperante de muchas empresas que extienden su vinculación con los trabajadores más allá de los horarios laborales, llegando a apropiarse del tiempo de las personas. Lo peor de todo es que hay personas que lo aceptan y se enorgullecen de tal situación, olvidándose de que no hay nada cool en ello.

No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada