viernes, 25 de julio de 2014

El lado oscuro de las "lovemarks"

La imagen de la jornada

Fuente: RT
El virus del consumismo presenta aberraciones como la obsolescencia programada, los productos de usar y tirar o las llamadas lovemarks, consistentes estas últimas en la asociación de marcas a un estilo de vida que llega a formar parte de la identidad de muchas personas. Ya no nos venden productos sino falsas sensaciones, la pertenencia a una suerte de estatus social, aunque implique sufrir largas colas con tal de ser los primeros en adquirir un teléfono de última generación. Sin embargo, el mundo feliz de las lovemarks esconden un lado oscuro que implica agresiones al medio ambiente, violaciones de derechos laborales a sus empleados y trabajadores en condiciones de semiesclavitud en el tercer mundo. Que se lo digan a Apple, que se enfrenta en estos momentos a una demanda colectiva por parte de 20 mil de sus empleados en los EEUU por no respetar la legislación laboral. Sería magnífico enterarnos algún día de que también se hace justicia con los trabajadores chinos de Foxconn.

No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada