domingo, 5 de enero de 2014

La semilla del odio y la intolerancia germina en Grecia

La imagen de la jornada

Fuente: El Mundo
Mal van las cosas en Grecia cuando en los colegios se fomenta el odio al profesor de izquierdas, el rechazo al compañero de clase inmigrante; cuando militantes de extrema derecha campan a sus anchas en gimnasios y recreos para inocular el virus de la intolerancia entre los más jóvenes. Son los efectos de una sociedad frustrada ante la falta de perspectivas, que ve escapar derechos y desvanecer esperanzas, que es peligrosamente dividida por este capitalismo sumido en una fase histérica, como diría Bertolt Brecht. Un capitalismo dirigido por aquellos grandes poderes interesados en que la respuesta popular a la lucha de clases se transforme en la lucha entre los últimos y penúltimos, para así poder ellos seguir aumentando sus riquezas mientras el resto se desgasta en funestos odios.

No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada