miércoles, 14 de agosto de 2013

Bradley Manning pide "libremente" perdón por haber perjudicado a los EEUU

La imagen de la jornada

Fuente: El País
Supongamos a un ciudadano cualquiera a quien se acusa de un delito y se encarcela durante más de tres años. Durante ese tiempo se le aisla, se le obliga a dormir desnudo, se retrasa su juicio a sabiendas de que será declarado culpable, se filtran cuestiones íntimas de su vida privada a la prensa, en definitiva, se le destroza psicológicamente. Si esa persona declara durante el proceso judicial que la filtración de documentos secretos diplomáticos y militares a Wikileaks perjudicó los intereses de su país, es difícil creerse que lo haga en plenitud de sus facultades. El circo mediático y judicial en torno a este ciudadano estadounidense está sirviendo como altavoz de la capacidad del Imperio de doblegar la voluntad, a cualquier precio, de quien ose desafiarlo.

No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada