viernes, 9 de agosto de 2013

Haciendo el cuerpo para fomentar los servicios privatizados

La imagen de la jornada

Fuente: El Diario
Vamos a llamar a las cosas por su nombre. Cuando un gobierno de claro corte neoliberal consigue que, en poco más de un año, el porcentaje de ciudadanos satisfechos con los servicios públicos baje casi quince puntos hay que reconocer que está cumpliendo con el guión que corresponde a su dogma ideológico. La destrucción de lo público y la potenciación de lo privado no sólo se consigue a golpe de decreto sino a base de crear premeditadamente condiciones de insatisfacción generalizada que conduzcan a los ciudadanos a reclamar una mejora de los servicios, llegándoseles a presentar lo privado como opción. Mucho hay que temerse que, en vez de reclamar una mejora de lo público, pronto surgirán voces que claramente planteen que los impuestos que pagamos para sufragar los servicios públicos -que no funcionan- se deriven para costear alternativas privadas.

No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada