martes, 15 de julio de 2014

La elección de Pedro Sánchez: ¿harakiri político del PSOE?

La elección de Pedro Sánchez como secretario general del PSOE supone la confirmación de la vocación socioliberal de este partido, un paso más en su proceso de pasokización y subalternidad, demostrando no haber comprendido que su mayor problema es la ruptura definitiva con la masa social que tradicionalmente le ha apoyado, a base de aplicar políticas de pacto con los poderes económicos y la derecha tradicional.

Tras una semana de competición mediática con el Mundial de Brasil, desde el PSOE ya pueden entonar el habemus ducem. Pocas sorpresas ha deparado la esperada consulta a la militancia del partido. El candidato de Chacón, de José Blanco, de José Bono[1] y, por cuestiones más prosaicas, de Esperanza Aguirre[2] detenta desde ahora el cetro de un Partido Socialista sumido en una profunda crisis que para muchos inevitablemente evoca el mustio devenir del PASOK griego de los últimos años.

Por simple cuestión de coherencia, para un partido que hace gala de socialista y obrero el camino que lo llevase a enderezar su destino hubiera pasado por un viraje a la izquierda que en cierto modo representase el candidato José Antonio Tapias. La ruptura con lo neoliberal, con el régimen actual, con la sumisión a los grandes poderes y a la troika formaba parte necesaria de la receta para frenar la crisis interna del partido, respondiendo así a la reclamación de una mayoría de su militancia de base y sus fieles votantes; alternativa eclipsada, sin embargo, por la potente maquinaria mediática al servicio de los grandes poderes en relación simbiótica con el actual régimen.

La opción de Pedro Sánchez es el modelo Matteo Renzi, primer ministro italiano que aboga por la enésima reedición de la tercera vía, del socioliberalismo, de la negación de las clases y las castas, del reformismo cosmético de las relaciones laborales para continuar el proceso contrarrevolucionario en el que los grandes poderes se esmeran, reflejado en la destrucción de los derechos de los trabajadores y la doma de los sindicatos; en definitiva, un nuevo todo para el pueblo sin el pueblo[3].

El rumbo natural y esperable de un líder de izquierdas es la incomprensión y la hostilidad por parte de las fuerzas conservadoras. Sin embargo, lo que nos encontramos es frente a un debutante secretario general aplaudido igualmente por el Gobierno del Partido Popular y la patronal[4]. Si Margaret Thatcher presumía del neolaborista Tony Blair como su mejor creación, su discípula ideológica Esperanza Aguirre no oculta su satisfacción por el resultado del pasado domingo en Ferraz, instando a Rajoy a reunirse cuanto antes con Pedro Sánchez para reformar la Ley Electoral[5], evidenciando la preocupación del actual régimen por la emergencia de partidos críticos con serias aspiraciones a gobernar.

En cierto modo, Pedro Sánchez representa el intento desesperado de encontrar un nuevo Felipe González dispuesto a recuperar el carisma que jamás demostraron Zapatero o Rajoy, o un redivivo Adolfo Suárez que estimule el voto femenino entre cierto electorado carente de conciencia de género, o, ¿por qué no?, a su propio Pablo Iglesias. Lo que no alcanza a comprender la oligarquía, tan satisfecha con la elección del nuevo secretario general del PSOE, es que segundas partes nunca fueron buenas, sobre todo en unos momentos en los que una creciente parte de la ciudadanía ya no se conforma con lo meramente estético, ahora exige contenidos,compromisos más allá de los contraídos con la troika y las empresas del IBEX-35.

Con el resultado de la consulta a los militantes socialistas, el destino del PSOE parece abocado a la subalternidad a la derecha gobernante, un juguete en manos de un régimen moribundo, que se resiste a expirar, que aún puede ser útil como medio de contención de las aspiraciones de cambio de sus bases. Un suicidio político de un partido que poco a poco ha ido renunciando a sus principios, desde el "no" a la OTAN hasta el "sí" en cuanto a pactar con el Partido Popular, siguiendo el camino de aquel PASOK que apoyase a Nueva Democracia en detrimento de Syriza.


[h] http://www.gaceta.es/noticias/cambio-masivo-bando-psoe-23062014-2053
[2] http://www.abc.es/espana/20140702/abci-aguirre-candidato-psoe-guapisimo-201407021703.html
[3] http://www.vientosur.info/spip.php?article8924
[4] http://www.elmundo.es/espana/2014/07/15/53c43fe1268e3e4a618b4570.html
[5] http://www.elboletin.com/nacional/101681/aguirre-rajoy-reunion-sanchez-ley-electoral.html

No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada